19 de enero de 2017

Misterios, secretos y curiosidades martianas


      Libertad sin Ira, es el primer titulo de Editorial Letras Latinas en este 2017 que recién comienza. Es nuestro homenaje a Jose Marti en el aniversario de su nacimiento, el 28 de Enero de 1853. Pero no es un libro complaciente, ni biográfico al estilo de las centenas de libros que han sido escrito sobre el Apóstol de Cuba. Se trata este de una compilación de secretos develados, de misterios ocultos por familiares, amigos e historiadores, curiosidades poco tratadas, escondidas o ignoradas durante la República y mucho mas a partir de 1959. Destaquemos también que hemos dedicado un largo capitulo a la noble figura de Cecilio Acosta, el pensador venezolano a quien el joven Marti conoce, y participa en sus tertulias literarias, pocas semanas antes de la muerte del "justo" (tal como lo califica en el articulo que publica en Revista Venezolana, en julio de 1881). 
      Gracias a Create Space, que hizo una bella edición de esta Edición norteamericana, el libro ya esta disponible en mi pagina de autor de Amazon.com, a la cual pueden acceder mediante el link que anexo a continuación  http//www.amazon.com/author/angelchristopher
   

22 de diciembre de 2016

The best book fair of US


Miami Book Fair is more than a great festival, it is a community brought together by shared passion for books and reading, and for making Miami a great place to live.

The Fair has been making culture in Miami since 1984, always true to its founding principles of inclusion, so that anyone, from anywhere, can participate in the culture of ideas. All of us at Miami Book Fair (from founder Dr. Eduardo J. Padron and Mitchell Kaplan, to staff, to volunteers) feel great pride in the Fair's role as cultural and civic standard-bearer, but even more pride in the Fair's role in uniting community. They are grateful to everyone who comes together to make this Fair happen year after year. With the support of many organizations and loyal sponsors, the organizers were able to offer programs and events that celebrated stories and the people who live them. Because when we celebrate stories, we celebrate life. 


Marlene Alvarez, Editor Executive SouthPress Magazine, GA, 
and Felicia Jimenez, Chief of Information


Author Jaime Bayly signing his books at Miami Book Fair




5 de agosto de 2016

OUR BOOKS IN AMAZON BOOK



"Enigmas del III Reich" (Collection Enigmas), "Armando a Reveron" (Collection Hominis), "Historias Asombrosas" (Collection Enigmas), "Santa Clara, relatos y disparates de la villa del pilongo" (Collection Santa Clara) and "Lengua Popular Cubana" (Collection Santa Clara) are the Letras Latinas' books available in Amazon.com. You only have to click in the link: http://www.amazon.com/author/angelchristopher, and you are unable to do the purchase with the security of Amazon.com. Every book you buy supports the publishing of the other titles waiting for. Help us to continue with this cultural goal.

CUBAN HERITAGE

Por Ángel Cristóbal*

El periodista Carlos Alberto Montaner. Foto Angel Christopher

Al final de la tarde de este jueves, la Casa “Bacardí” –lugar que sintetiza en un apellido siglos de esa identidad como pueblo resguardada y promovida por prestigiosas instituciones como Institute for Cuban and Cuban-American Studies, y Cuban Heritage Collection, ambas adscritas a University of Miami-, fue sin duda el marco ideal para presentar el libro “Topos y Cuba, la isla de corcho: diálogos entre cubanos”, de Guarione M. Díaz editado por Ediciones Universal.
Juan Manuel Salvat, presidente de Ediciones Universal, tuvo a su cargo la apertura del evento cultural donde participaron reconocidas figuras de la intelectualidad cubana en el exilio; como el erudito historiador Marcos Antonio Ramos, y el destacado columnista, analista político y escritor Carlos Alberto Montaner.Salvat describió la obra de Díaz como “un libro singular, que tiene mucha importancia para los que deseen entender a Cuba en su totalidad, en su pasado, presente y futuro”, destacando que se trata de una novela histórica pero a la vez un importante ensayo sobre los cubanos y la cubanía.

Precisamente sobre el aspecto anterior versó la intervención del historiador Ramos, quien reflexionó sagazmente sobre los matices históricos de nuestra identidad cubana, “de esa cubanidad a la que se refirió Grau San Martin, de esa cubanía siempre cargada de ‘choteo’, de ara y altar, es decir de martirologio”.
Y es que “Topos y Cuba, la isla de corcho…”, a partir del diálogo entre dos personajes centrales, enlaza distintas etapas de nuestra historia pasada y reciente, con datos y estadísticas comprobables, y lo hace de una manera distinta; para que el lector reflexione sobre una isla y una sociedad que a través de su historia ha salido a flote, como un corcho, de sus problemas comunes con los demás pueblos de la región -violencia, desunión, corrupción, economía-, pero que hoy permanece “trabada sin apenas respiro’, inmersa en la sobrevivencia del día a día, víctima de sus propios errores”.
Errores, trampas, emboscadas a la cuales hizo referencia la muy esperada participación de Carlos Alberto Montaner: “En Cuba -dijo-, hubo más de cien conspiraciones en los primeros años de República, y esto condenó al país a esperar por caudillos salvadores, y nos pasó lo que tenía que pasar”.

Montaner expresó que libros como este “nos dicen las cosas tal como son, con una pequeña trama que se agradece”, y advirtió a los presentes en esta época de campañas y próximas elecciones presidenciales: “Son muy pocos los pueblos y los países donde no exista la autocracia y que hayan resuelto las cosas que debimos resolver. Elegimos la República, que es un sistema que no es abstracto y con métodos que aún perduran como los mejores. Martí era republicano, creía en la República, pero los cubanos fuimos incapaces de comprender a tiempo toda la magnitud fundacional del sueño del Apóstol”.

El autor y su obra

Guarione M. Díaz nació en La Habana, Cuba y reside actualmente en Miami. Entre 1964 y 1969 obtuvo licenciatura en St. Francis College y una maestría en la universidad de Columbia, ambas en Nueva York. En 1994 el presidente de los Estados Unidos lo designó como enlace civil en la base naval de Guantánamo, Cuba, donde coordinó la prestación de servicios humanitarios a 30 mil balseros cubanos y 15 mil haitianos internados en la base. En 2010 fue nombrado por la Junta de Directores del Consejo Nacional Cubano Americano como Presidente Emérito de dicha institución sin fines de lucro, después de fungir como Presidente de la misma durante 33 años. Ha publicado decenas de ensayos y artículos periodísticos en inglés y en español, y la edición del primer Atlas bilingüe del mundo, en inglés y español. En 2007 Díaz fue autor de un libro en inglés sobre las experiencias de los cubano-americanos.

*Ángel Cristóbal es filólogo, periodista y escritor. Fundó en Caracas, Venezuela, la editora de autor Letras Latinas Publisher. Radica en Miami, Florida. Email: letraslatinas@gmail.com

2 de marzo de 2016

El secreto de Pepe el yuma y Segundo

A finales de la década del 70 estudiaba en el instituto pre-universitario de Santa Clara, Cuba, un joven amable, inteligente y poseedor de una vasta cultura que le permitía en aquella época ser admirado por sus compañeros de clase; sobre todo por ser un amplio conocedor de la vida, de esa tan linda y despreocupada que se vive a los 20 años de edad, cuando el alma no ha sido manchada aún por los compromisos políticos y sociales, y no se disimula la alegría.

Tan grande era la admiración de aquel estudiante por el modo de vida americano, que a su apodo hispano Pepe, sus amigos le añadimos “el yuma”. Es decir Pepe el Yuma. Y es que para los cubanos -a diferencia los demás pueblos latinos que emplean el término despectivo “gringo” o “yanqui” para referirse a los norteamericanos-, “yuma” es la palabra que mejor describe la secreta admiración del pueblo humilde que desborda siempre la censura política del Estado y no se hace cómplice de ella.

Por aquella época trabajaba en el Instituto un señor llamado Segundo, de mucho poder sobre el futuro de nuestros planes de estudiar en la Universidad, y a quien todos los estudiantes, temíamos por su carácter inquisitivo. Segundo se situaba todos los días, a la hora de entrada, en la puerta principal del edificio; para requisar con su vista de águila a cada estudiante: no se podía pasar a las aulas si el cabello de los varones se descansaba sobre las orejas, o si la falda de las muchachas era muy corta. Segundo era muy riguroso y su voz profunda causaba terror cuando nos señalaba: ¡Usted, salga de la fila y vaya a la Dirección que lo voy a “empapelar” por indisciplinado!

Pepe siempre les recordaba a sus amigos -Oriente, Llerena, Bebito, Ray y el Colora'o-, antes de entrar a clases: “¡Caballeros no me digan Pepe el Yuma en el colegio porque Segundo se va a enterar y me va a empapelar! ¡No me digan Pepe el Yuma!

Con el otoño llegaba la época de la Escuela al Campo. Y en cierta ocasión, Pepe el Yuma y sus amigos de siempre fuimos ubicados en San Antonio, un albergue de cortadores de caña de azúcar cercano al ingenio George Washington. El albergue tenía improvisados camastros fabricados con madera y saco, muy cercas uno del otro, y en un rincón junto a la puerta se ubicó el siniestro Segundo. Cada mañana aquel hombre nos despertaba a las 5:30 am -cuando el frío nos hacía temblar a todos-, y nos daba su discurso político sazonado con amenazas y advertencias: “¡Se prohíbe escuchar las estaciones de radio de los yanquis en los límites del campamento! ¡A quien descubra oyendo música americana lo voy a empapelar!”. Asombrosamente, Pepe el Yuma se atrevió a preguntar: “¿Cuáles son los límites del campamento?”. Y Segundo gritó: “¡Aquel árbol de mangos al Sur, y el molino de viento al Norte!
Por supuesto, cada tarde Pepe tomaba su radio de batería y sentado a los pies del molino, como un Don Quijote y en la misma frontera entre "dos países en guerra", escuchaba aquellas famosas estaciones de radio provenientes de Cayo Hueso.

A veces nos sentábamos junto a una hoguera, tocábamos guitarra y cantábamos canciones de los Beatles. Mientras algunos leían las cartas de novias o familiares, todos hacíamos planes de un futuro hoy presente que llevamos con nostalgia del pasado. Allí surgía siempre la preocupación de Pepe: ¡Caballeros, no me digan más Pepe el Yuma que Segundo me va a empapelar!

Cada vez que a Pepe el Yuma le tocaba fregar las bandejas de comida del comedor, sus amigos nos sentábamos todos encima de su camastro -siempre ordenado, pulcro y limpio-, para desordenarlo; pues a nuestro él le molestaba muchísimo el desorden. Y en una ocasión que repetimos la travesura, ocurrió algo insólito. Todos reíamos imaginando el disgusto del Yuma cuando repentinamente entró Segundo al albergue y nos quedamos petrificados. El hombre se plantó frente al grupo y nos miró uno a uno muy serio, como calando nuestras almas y pensando lo que escribiría en nuestros expedientes. “Adiós Universidad”, pensamos todos: Llerena, Oriente, Bebito, Ray y el Colora'o... cuando la voz de Segundo nos sacó de nuestros pensamientos: ¡Qué están haciendo partía de vagos! ¡Bájense todos de ahí, porque los voy a empapelar si le ensucian la cama a PEPE EL YUMA!

Nota: Si les gustó el relato y deseen leer muchos más. Entonces no dejen de descargar el libro "Crónicas de un pilongo" disponible en esta página. Gracias!